¿Por qué lo llamamos egoísmo cuando queremos decir autocuidado?

¿Os imagináis que alguien os dice que podéis no sentiros mal por ser egoísta? De esto os vamos a hablar en este post.

Huimos de esta palabra por las connotaciones negativas que tiene. Ser egoísta se asocia a hacer daño a los demás (y muchas veces es así), lo cual nos hace sentir una enorme culpabilidad. Y la culpa es una de las principales causas de la ansiedad que sufrimos en el día a día. 

¿Os habéis sentido mal alguna vez por hacer algo bueno para vosotros, pero que ha perjudicado a otra persona? Tomaos unos segundos para pensar qué habéis hecho para combatir el estrés que os ha generado esta situación…

En terapia muchas personas descubren que lo que les hace sentir mal no es tanto el daño que causan a los demás, sino el hecho de cuidarse a sí mismos. ¿Nos enseñan de pequeños a querernos, a protegernos? No siempre. ¿Por qué? Porque es un acto de «egoísmo» de cara a los demás. Por eso, mejor cuidar de los otros (es decir, quedar bien) que de uno mismo.

Un poco enrevesado, ¿verdad? Un ejemplo quizás nos ayude: ¿cuántas veces los adultos obligamos a los niños a hacer cosas que no les apetecen con tal de quedar bien con los demás? Saludar al vecino (para que no piense que eres un maleducado), dar un beso a la abuelita (que si no, se pone triste). Ni el vecino va a dejar de saludarnos en la escalera (y si lo hace, allá él), ni la abuelita va a caer en una depresión porque su nieto no le dé un beso.

¿Qué le estamos transmitiendo al niño? «Hay necesidades más importantes que las tuyas» (las del vecino, la abuelita y, por supuesto, las de padres y madres que nos quedamos más tranquilos si el niño hace «lo correcto»).

Ahí está la trampa: si lo que afecta a los demás es más importante que lo que me afecta a mí, no aprendemos a cuidarnos ni a querernos, es decir, no cultivamos el amor propio. Y cuando lo hacemos, nos sentimos mal (por ejemplo, cuando le decimos a un buen amigo que no podemos ir a su fiesta de cumpleaños, que tanta ilusión le hace, porque se me ha ido de las manos la gestión del estrés laboral y necesito descansar).

En resumen, ¿es tan malo eso de ser egoísta? Si lo enfocamos como un acto de respeto hacia uno mismo, por supuesto que no. Por eso desde aquí os animamos a practicar el autocuidado como herramienta para estar más en paz con uno mismo.

Si tienes dudas o quieres que te ayudemos, no dudes en contactar con el mejor psicólogo en Retiro. Te ayudaremos para que aprendas a decir «no» y a cuidarte a ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reserva cita con nuestros profesionales

Comienza tu camino hacia la felicidad, nosotros te acompañamos. 

Abrir chat
1
Resuelve tus dudas aquí
¡Hola!

Estoy por aquí por si me necesitas.

Escríbeme para preguntarme lo que quieras.